Cómo crear un buen ambiente para trabajar desde casa

Escoge el lugar adecuado

Lo primero que hay que tener claro es que hay que evitar los ruidos; son molestos, no te dejan concentrarte y te ponen nervioso. Si tu casa está en medio de una calle súper transitada donde oyes pasar los coches todo el tiempo es mejor pensar en establecer tu lugar de trabajo en otro sitio, como una biblioteca acogedora.

Si no te gusta la biblioteca de tu barrio o ninguna que esté cerca de tu casa, puedes ir a un café que tenga Wifi y sillones cómodos. Eso sí, tendrás que pedir algo de vez en cuando o te acabarán echando del local...

Diseña tu oficina ideal

Si decides establecer tu lugar de trabajo en casa tienes que tener en cuenta ciertas cosas, no pienses que es suficiente con sentarte en ese sofá tan cómodo que tienes en el salón y que esto te va a hacer fácil lidiar con las tareas de todos los días.

Intenta encontrar un sitio donde haya suficiente luz natural y donde no haya nada que te pueda molestar, como vecinos que hagan ruido, un patio con niños jugando al lado de la ventana... Si ya tienes un escritorio, ¡perfecto! Si no, vete a comprar uno de un tamaño adecuado al trabajo que vayas a hacer o mueve el que has estado usando hasta ahora hasta su nuevo sitio.

Tu escritorio

Tu lugar de trabajo debería estar limpio y ordenado para encontrar fácilmente las cosas importantes así como los documentos que necesites en cada momento. Mantén todo ordenado de forma que los montones de papeles se agrupen con cierto criterio, y mete los bolígrafos en botes para que no se pierdan entre los documentos, libros, etc.

¡Nunca comas cerca del material de trabajo! Corres el riesgo de ensuciar los papeles que hay sobre la mesa y no hay nada peor que eso, sobre todo si se los vas a pasar a alguien. En cuanto a las bebidas, ten cuidado con desparramarlas sobre el teclado del ordenador, ya que además de estropearlo se te irá con él todo el trabajo que hayas estado haciendo hasta entonces.

 

Desk 2

Haz descansos

Un descanso no significa suspender el ordenador y estar un rato con el móvil; a veces hay que cambiar de ambiente. Lo mismo para abrir el Facebook o el Instagram: no es un descanso de verdad. Toma un poco el aire, date un paseo y aclara la mente.

Empieza haciéndolo desde el principio

Proponte esta serie de reglas y cúmplelas desde el principio, ya que es la forma de que se conviertan en costumbre. Créeme, trabajar desde casa es difícil porque la fuerza de voluntad la tienes que sacar de dentro de ti, no tienes a ningún supervisor que te controle y te diga lo que tienes que hacer... Así que imponte tus normas, ¡y vence a la pereza!