Planes asequibles para Semana Santa


Las vacaciones de Semana Santa están al caer, y no podemos quedarnos de brazos cruzados. ¿Todavía no tienes planes? Si te vas a quedar en tu ciudad, no tienes muchos días de vacaciones o no te quieres ir lejos (por las razones que sean), puedes pensar en pequeños planes alternativos para el día a día.


Con niños


Si estás conectado/a con niños pequeños de una forma u otra (tienes hijos, sobrinos, primos, haces algún tipo de voluntariado o trabajas cuidándolos...) pintar huevos de pascua puede darte un respiro a toda la actividad a la que estás sometido/a. Como descanso o como un nuevo entretenimiento, puedes probar a hacerlo con ellos. La verdad es que es una actividad apta para todos los públicos, muy entretenida tanto para ellos como para ti. Además, tienes la oportunidad de sacar tu lado artístico y hacer algo nuevo, ¡prueba!


Actividades al aire libre


En algunos países se juega a esconder huevos de pascua; prueba a hacer este tipo de juegos con tus amigos, con cualquier tipo de reto o premio al final. Es algo gratuito que se puede hacer en el jardín de una casa cuando estéis aburridos, tomando unas cervezas, con diferentes pruebas... Algo diferente, para variar. Claro está, siempre puedes optar por el clásico picnic en el parque, o en la playa (aunque sea fluvial).

Shutterstock _140047273

Actividades gratis


Busca actividades y eventos que se hagan exclusivamente durante el periodo de Pascua. Seguro que hay congresos o conciertos, por ejemplo, muy interesantes y es mucho más fácil organizar una quedada con muchas personas (esos amigos de toda la vida que hace tiempo que no ves) y juntaros cuando, por fin, todos tenéis tiempo.


Procesiones


Tampoco hay que olvidar las tradiciones. Si no te hacen gracia las procesiones, no tienes que participar en ellas de una manera muy activa, pero quizás tomar una cerveza durante el día en el que todo el mundo salga a la calle te dará la vidilla y la energía que echabas de menos después de haber estado trabajando todos los días anteriores, ¡y todo el mes de marzo! Formar parte del ambiente que se crea en los días festivos, aunque no participes en los eventos, puede animarte.


Haz una escapada


No hace falta que planees un gran viaje ni que te gastes mucho dinero. Con coger el coche e irte al pueblo más cercano basta. Proponte descubrir simplemente un sitio nuevo. Si no tienes coche, seguro que hay trenes y autobuses baratos (y quizás más a menudo, siendo periodo vacacional). ¿Quién dice que no se puede viajar y descubrir lugares preciosos sin gastarse una millonada? Cambiar de aires te dará la sensación de descanso y vacaciones que necesitas.

 

Si quieres más ideas, échale un vistazo a nuestros Consejos para ahorrar en primavera