Trabajo desde casa... ¿Das el perfil?


Las ventajas de trabajar desde casa son tentadoras, y por eso es que más y más gente se está uniendo al ''nuevo fenómeno''. Al fin y al cabo, ¿quién no querría tener más libertad en su trabajo, menos estrés y un mejor equilibro entre vida personal y laboral? Al contrario de lo que piensa mucha gente, hacer tu trabajo desde casa no es siempre tan fácil como parece, y también hay obstáculos que superar.

La verdad es que no todo el mundo está hecho hacer su trabajar desde casa. Mientras que hay gente a la que le viene bien estar en casa, otros necesitan un horario de oficina establecido. Hacer el trabajo desde casa es mucho más complicado que tirarse en el sofá con el portátil, y requiere un tipo de personalidad que sea capaz de llevar este modo de trabajo de forma productiva. Si estás pensando en embarcarte en esta aventura que es el trabajar desde casa, atento/a a las siguientes cualidades:

1. Ser capaz de motivarte a ti mismo

Esta es probablemente la cualidad más importante, y todo aquel que quiera trabajar desde casa debe hacerlo. Lo que implica esto es ser capaz de hacer lo que tienes que hacer sin que nadie te supervise ni te empuje para acabar tus tareas a tiempo. Has de ser persistente y comprometerte con lo que haces, que haces por y para ti.

Discipline
2. Ser capaz de tener cierta disciplina

Cuando trabajas desde casa, el límite entre el trabajo y el ocio se difumina. Las horas de trabajo se juntan con tu espacio personal y es difícil marcar la separación necesaria para concentrarte cuando no te apetece y no estás especialmente motivado. Es más, también es inevitable distraerse con las cosas más normales que te encuentras en tu camino (en tu camino trabajando en casa): familia, mascotas, Internet, redes sociales, el móvil... incluso la loza que todavía no te has puesto a fregar. Es muy importante marcarte unos límites y cumplirlos para trabajar desde casa, y esto requiere una disciplina que hay que auto-imponerse.

3. Organizarte

Lo último pero no menos importante, ser organizado. Parece un tópico que se utiliza para todo, ¿verdad? Es evidente que hay que organizarse para cualquier tipo de trabajo (ser caótico no suele ayudar), pero es especialmente importante cuando trabajas desde casa, donde puede desordenarse todo si no tienes a nadie que te mire la esa donde trabajas ni controle tus hábitos. Estás vigilado únicamente por ti mismo.

Lo primero que necesitas es crear un espacio para trabajar y un tiempo determinado; y dedicar estos exclusivamente al trabajo que tengas que hacer en casa. A partir de esta base, crea un horario y síguelo.

Trabajar desde casa a las horas que quieres es un lujo con el que mucha gente sueña, pero recuerda: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Si crees que eres capaz de disciplinarte, organizarte y motivarte a ti mismo, ahora solo tienes que tirarte a la piscina, porque tienes el perfil ideal para trabajar desde casa. ¿Serás capaz de concentrarte y evitar el ''ya lo haré mañana...''?

 

¡Suerte!