14 cosas indispensables para trabajar desde casa

Cómo crear un ambiente más productivo al trabajar desde casa

1. Escoge un sitio únicamente para trabajar


El factor más importante para un ambiente productivo en casa es establecer un espacio determinado para trabajar. Aunque es muy tentador trabajar con el ordenador en la cama o tirado en el sofá, tener un lugar establecido únicamente para el trabajo te ayuda a cambiar el chip y concentrarte. De otra manera, podría ser como estar viendo una película en el ordenador, y evitas distraerte todo el tiempo con la televisión, además de tener mucho más fácil echarte una siesta de vez en cuando...
Un nivel de comodidad perfecto en el lugar de trabajo que has elegido incrementa tu productividad, y es por eso que debes escoger una silla y una mesa cómodas, que estén a la altura adecuada y que sean acolchadas y con reposamanos. 

2. Elige un lugar junto a una ventana, para tener luz natural


El sitio que escojas debería tener al menos una ventana y mucha luz natural. Se han llevado a cabo muchos estudios que demostraron que la luz natural mejorar la productividad y el ánimo. También se ha investigado sobre la importancia de las vistas, que te hacen sentir menos aislado y agobiado mientras trabajas. Así que, si puedes, pégate a la ventana lo máximo posible.

3. Una buena luz artificial también es importante


Además de luz natural, necesitas luz artificial para hacer más fácil el leer y escribir. Como todos sabemos, además de una mesa adecuada necesitamos una lámpara que apunte directamente a lo que hacemos, y que se pueda ajustar según nuestras necesidades.

4. Ten siempre a mano una agenda


Acostúmbrate a anotar todo en una agenda y tenla a mano para escribir todo lo que vayas haciendo y no olvidarte de hacer ninguna llamada o tarea. De este modo, puedes gestionar tu tiempo de manera que te permita organizarte mejor y saber cuánto te lleva cada cosa. También puedes planificar la semana de forma que cuentes con una rutina. Eso sí, procura que este plan sea lo más realista posible.

Organised


5. Un calendario también te será útil


Es recomendable tener siempre a la vista uno de esos calendarios de pared, que puedes ver todos los días desde tu mesa y visualizar el tiempo que tienes hasta la próxima entrega o reunión. Esto te dará una idea de cuánto has avanzado y de si necesitas ponerte las pilas en las próximas semanas o te sobrará tiempo para compaginar con otras tareas. Un calendario con motivos coloridos o fotografías le dará un toque personal a tu lugar de trabajo.

6. ¿Por qué no tener una planta cerca?


Lleva un poco de naturaleza a tu despacho colocando un par de plantas. No solo crea un ambiente positivo, sino que dicen que te hace estar tranquilo y concentrado. Algunos científicos escandinavos han estudiado el efecto antiestrés que tienen las plantas en el espacio de trabajo, al purificar el aire.

7. Obviamente, el ordenador y una conexión a Internet


No hace falta decir que el ordenador (igual que el teléfono móvil) y una buena conexión a Internet son las cosas más básicas que se necesitan para hacer tu trabajo. Es más, es irónico que la herramienta que utilizas para trabajar es la que tiene el mayor potencial de distracción. Olvídate de las aplicaciones que no hacen más que hacerte perder el tiempo si sabes que no eres capaz de utilizarlas con moderación.

8. Una impresora nunca viene mal


No hace falta decir que la impresora puede ser algo incluso esencial, ya sea para imprimir documentos o fotografías o para cualquier otra cosa personal que te quitará horas de tu trabajo si tienes que salir a buscar una copistería abierta cuando te urja algo.

9. El material de trabajo, ordenado

 

Está comprobado que te ahorra mucho tiempo tener un espacio dedicado exclusivamente al material de trabajo, ya que perder media hora buscando ese bolígrafo o esa carpeta al final te crea una sensación de caos y de angustia que te baja el nivel de productividad que habías logrado hasta entonces. El trabajo de por sí ya es bastante estresante, como para añadir voluntariamente más estrés a estas horas del día.

10. La música, indispensable


Se han elaborado estudios que conectan el escuchar música con el aumento de la productividad y la concentración. La compañía británica Mindlab International afirma que cada género musical viene bien para una tarea, esto es, la música clásica ayuda en los trabajos numéricos y muy perfeccionistas, y el pop para manejar información y plazos de entrega ajustados. Para aquellos que tienen que resolver ecuaciones, lo mejor es la música de ambiente, y, la música más electrónica, para la corrección de textos y trabajos de razonamiento abstracto.

11. Un reloj nunca viene mal


Cuando trabajas tú solo y desde casa, es mucho más fácil perder la noción del tiempo y, cuando menos te lo esperas, han pasado dos horas. Utiliza un reloj, si es posible de pared, para centrarte y, además, recordarte a ti mismo que tienes que hacer un descanso en ciertos momentos.

Take A Break
12. Café, té, agua...


Tanto si necesitas un café para empezar el día, como un té a media mañana o simplemente beber mucha agua, zumo o cualquier otra cosa, tenlo siempre a mano: te sentirás mejor y te ayudará a trabajar.

13. Pósters, un corcho con fotografías...


Piensa en algo que te motive: frases optimistas, fotos de tus seres queridos, paisajes, postales que te animen, e incluso un recordatorio de aquello que quieres llegar a alcanzar y por lo cual estás trabajando duro. Todo esto te motivará y dará fuerza para seguir trabajando.

14. Haz descansos, siempre


Por último, no olvides hacer un descanso de vez en cuando. No te sientas culpable ni pienses que hay gente que no se toma descansos: es necesario y te lo mereces. Así que sal a tomar un poco de aire fresco, o tómate una tostada. Tu cerebro te lo agradecerá y volverás a la silla con mucha más energía y ganas.