Escucha música al trabajar desde casa y aumenta tu productividad

¿Tiene realmente la música el poder de aumentar nuestra productividad? Desde luego, es una pregunta interesante, ya que hoy en día escuchar música es una parte muy importante de nuestros días y de nuestra jornada laboral; pasamos mucho tiempo con los auriculares puestos. La cuestión es, ¿es esto cierto? ¿La música aumenta la productividad? ¿Te ayuda a concentrarte? ¿Estimula tu creatividad? Se han llevado a cabo investigaciones que prueban que todo esto es cierto y no es solamente un efecto placebo.

Lo más importante a tener en cuenta al evaluar la capacidad que tiene la música de mejorar los resultados de tu trabajo es el nivel de concentración que requiere la tarea en la que estás inmerso. Este tema se ha analizado mucho y los estudios apuntan a lo siguiente: cuando la tarea es repetitiva, la música ejerce un efecto positivo. Es más, los estudios han ido más lejos y se ha determinado que lo que aumenta la productividad no es la música de por sí, sino el buen humor y los ánimos que esta te transmite.

musicheadphones.jpg 

¿Qué efecto tiene la música en tu trabajo?


Todavía no hemos hablado de tareas más complejas, que requieren una concentración mayor y para las que tienes que utilizar la memoria; en este caso, la música hace que trabajar sea más difícil. Por ejemplo, si se tratara de memorizar información nueva o procedimientos no podríamos permitirnos ninguna forma de distracción (y la música entraría aquí).


La música absorbe la atención que estás intentando focalizar en tu trabajo: se ha estudiado que un nivel moderado de ruido puede incitar a ser más creativo, pero demasiado ruido tiene, como es evidente, el efecto contrario. Así, deberías evitar la música con muchas subidas y bajadas de tonos graves y agudos. Como te puedes imaginar, la música electrónica y de fiesta puede darte más energía, pero te será más fácil concentrarte con sonidos suaves y tranquilos.


La letra es la parte de la música más peligrosa para la concentración, al activar la parte central del celebro (que abarca el lenguage). Es por esto que la música con letra está bien cuando se trata de una tarea para la cual no necesitar usar el lenguaje, como dibujar o diseñar.
Otra conclusión bastante intuitiva pero no por ello menos interesante es que escuchar música que no conoces puede afectar de forma negativa a la concentración, ya que la escucharás con atención para saber qué es lo que viene después.
La mejor música para aumentar la productividad

macbook-music-productivity.jpg


Música clásica


Probablemente la música clásica es la elección más popular para poner de fondo mientras trabajas, sobre todo las piezas musicales con sonidos suaves y delicados. Como dijimos previamente, el hecho de que no tengan letra las hace ideales para concentrarte, y jugarás sobre seguro al escuchar este tipo de música. Además, hay estudios que han demostrado que la música barroca tiene un impacto real en tu productividad.


Música electrónica


La música electrónica constituye otro ejemplo de música que puede ir bien de fondo sin interrumpir lo que estás haciendo (o intentando hacer). Todos sus subgéneros (como el chillout o la música de ambiente) tienen una cosa en común: melodías repetitivas, lo cual hace que este tipo de música sea ideal para concentrarte.


Trabajar sin música


No olvides que, a pesar de todo lo que se dice sobre la ayuda que te puede proporcionar escuchar música, cada persona es diferente y funciona de una forma diferente. Por esto, para algunas personas es mucho mejor trabajar en silencio y en soledad, donde no puedan oir ningún tipo de ruido ni nadie pueda molestarlos. Si este es el caso, busca un espacio para trabajar lo más tranquilo posible.