Razones por las cuales trabajar desde casa es la mejor opción

Descubre los beneficios que tiene trabajar desde casa

 ¿Por qué trabajar desde casa?

Se lo debemos a la tecnología... La banda ancha de Internet, las tabletas que nos permiten trabajar desde donde queramos y poder guardarlo todo en la nube. Tener un espacio de trabajo virtual ahora es una realidad que proporciona a muchas personas la posibilidad de trabajar desde casa, cómodamente y cerca de sus familias y seres queridos.

Eliminar el transporte de casa a la oficina y de la oficina a casa marca la diferencia, no solo teniendo en cuenta el nivel de estrés que produce sino también para nuestro bolsillo. La próxima vez que te pares a llenar el depósito de gasolina, piensa en lo que podrías comprar con el dinero de un año sin usar el coche para ir a trabajar cada día.

Es cierto que el concepto de trabajar desde casa todavía no está muy extendido y todavía surgen dudas acerca de su viabilidad. Sin embargo, muchos negocios empiezan a tomárselo en serio debido a sus muchos beneficios, y contratan a trabajadores que realizan sus tareas a distancia con un amplio margen de flexibilidad horaria y un supuesto impacto positivo tanto en la productividad de los mismos como en su compromiso y permanencia en la empresa.

Echemos un vistazo a los que son los diez mayores beneficios de trabajar desde casa:

razonestrabajarcasa.png

1. Equilibrio entre la vida familiar y profesional

No hay mejor forma de conseguir un buen equilibrio entre la vida personal y el trabajo que ser capaz de trabajar desde casa y de esta manera sacar un momento para todo, desde acostar a tus niños hasta encontrar un rato para ver a tus amigos. Lo mejor de todo es que esto se ve también reflejado en sueldo y en satisfacción personal, lo cual constituye un factor importante a la hora de encontrar motivación y la razón principal para adorar trabajar desde casa.

2. Ahorro en gasolina

Eliminar el transporte de casa a la oficina y de la oficina a casa marca la diferencia, no solo teniendo en cuenta el nivel de estrés que produce sino también para nuestro bolsillo. La próxima vez que te pares a llenar el depósito de gasolina, piensa en lo que podrías comprar con el dinero de un año sin usar el coche para ir a trabajar cada día.

3. Sin atascos

Trabajar desde casa es una apuesta segura en cuanto a evitar atascos se refiere, y todo el mundo sabe lo estresante que puede ser esto… todos los días. Sin embargo, para aquellos que trabajan desde casa esto no supone ni una preocupación; se levantan cada día en su lugar de trabajo, sin prisas… Y no han tenido que pelearse ni pagar por una plaza de aparcamiento.

4. Mayor productividad

Se han realizado investigaciones que demuestran que las personas que trabajan desde casa son más eficientes y estan más satisfechas. Quizás te interese acordarte de esto para reunir fuerzas y motivación para cuando quieras sugerirle la idea a tu jefe...

5. Menos distracciones

Muchos trabajadores creen que se trabaja más y mejor cuantas menos distracciones haya a tu alrededor. Por distracciones se entiende desde tener a clientes parándote para preguntarte cualquier cosa hasta tener que responder llamadas o correos electrónicos de manera constante. Para muchos, controlar el ambiente en el que estás trabajando proporciona una mayor concentración en las tareas y, por tanto, mejora la productividad.

6. Sin perder tiempo en transporte

Trabajando desde casa reducirías las horas de transporte de manera drástica, y esto es una parte substancial de tu vida: horas que podrías invertir en estar con tus seres queridos o haciendo cosas que te apetezca hacer (quizás un desayuno más largo, acompañar a tus niños al colegio con más calma, hacer una hora de deporte, darte un bano…). Por suerte para aquellos que trabajan desde casa, esto ya no les supone un objeto de preocupación.

 Trabajadesdecasa

7. Un ambiente más tranquilo

Mucha gente está de acuerdo con que trabajar en casa ofrece una paz y tranquilidad que no se encuentra en una oficina normal. El nivel de ruido y estrés hace de la libertad de crear tu propio lugar de trabajo en casa, la privacidad y la calma algo que no tiene precio y es difícil de conseguir en un ambiente de trabajo ‘’normal’’.

8. Sin estrés

Es natural que el hecho de poder compaginar tu vida personal con la profesional de la forma que tú prefieras te dé una mayor tranquilidad, además de darte la posibilidad de trabajar en las horas en las que más te concentras, sea de noche como mucho más temprano que la jornada laboral a la que estamos acostumbrados. Es más, puedes adaptar estas horas según las circunstancias en las que te encuentres y olvidarte de tener un jefe vigilándote, una silla en la que no estás cómodo y tener que poner buena cara a tus compañeros de trabajo cuando no tienes un buen día.

9. Más tiempo con la familia

Aquellos que disfrutan del teletrabajo, disfrutan asimismo de más flexibilidad horaria que los que están atados al horario de oficina predominante. Esto les permite organizar cada día de una manera mejor y ajustar tus horas de trabajo acorde a las necesidades personales (por ejemplo, familiares). Las posibilidades de tener que hacer horas extra o de perderte una de esas comidas familiares por motivos de trabajo se reducen al mínimo, lo cual es un lujo que no todo el mundo se puede permitir.

10. Beneficioso para el medio ambiente

Como resulta evidente, aquellos que escogen el teletrabajo lo realizan en casa (aunque algunos se vayan a la biblioteca o a otro lugar). Esto se traduce en un ahorro de gasolina y de contaminación que también hace bien al medio ambiente. Ademas, se han hecho encuestas que demuestran que trabajando desde casa no compras tantas botellas de agua, tantas latas de refrescos y no tienes la necesidad de imprimir tantos documentos. Aunque esto pueda parecer personal y circunstancial, es cuando se tienen en cuenta cifras generales cuando se da uno cuenta del daño colectivo que se puede llegar a hacer, y de cómo se puede hacer bien al medio ambiente con gestos pequeños que pueden parecer insignificantes en el día a día, y, así como no cuestan nada, también cuentan.