¿Cómo plantearle a tu jefe que quieres hacer tu trabajo desde casa?

¿Por qué elegir hacer tu trabajo desde casa?

Trabajar desde casa tiene varios puntos a su favor. Para empezar, puedes trabajar desde un espacio cómodo en el que te sientas relajado. No tendrás que charlar con tus compañeros de trabajo en los días que estás de mal humor, no tendrás discusiones generadas en los trabajos en equipo ni que lidiar con gente cara a cara.

Otra ventaja es poder ser tu propio jefe y no depender de nadie. Esto te dará la flexibilidad de trabajar en los horarios que te sean más cómodos y no tener que levantarte necesariamente a una hora determinada, ni por la misma cantidad de horas todos los días.

Es una buena opción económicamente ya que no tendrás que gastar tanto dinero en gasolina yendo al trabajo. No sólo ahorrarás dinero, pero también tiempo yendo y viniendo del trabajo. Te ahorrarás mucho tiempo parado en el tráfico, perdiendo tiempo valioso con tu familia y amigos y eventos a los que quieras ir durante el día.

Las razones son claras y quizás ya hayas decidido que hacer tu trabajo desde casa es lo que te va a hacer feliz. ¿Pero cómo se lo puedes plantear a tu jefe para que te diga si?

Shutterstock _126796373dd

¿Cómo pedirle permiso al jefe?

Una buena opción si ya has trabajado desde la oficina por mucho tiempo, es plantearle a tu jefe que sabes que no les es posible en este momento darte una promoción y aumentarte el sueldo y que preferirías en este momento al menos ahorrar dinero en los gastos de transporte, trabajando desde casa un par de días a la semana.

Si todos los empleados de tu empresa trabajan en una oficina, es probable que tu jefe no esté muy predispuesto a hacer una excepción y dejar que trabajes desde casa todos los días. Puede ser mejor que pidas poder trabajar desde casa un sólo día o un par de días, al menos al principio, así tu jefe puede acostumbrarse a la idea y ver efectivamente si logras terminar todos tus proyectos en tiempo y forma.

Si logras conseguir que tu jefe te dé la opción de trabajar un par de días desde tu casa, necesitas ser aún más productivo y eficiente de lo que eres en la oficina, para que pueda comprobar que ésta es una buena idea tanto para ti como para la empresa. Sobre todo, tienes que estar dispuesto a hacer un compromiso con tu jefe y mantener flexibilidad.

Cuando tengas la conversación tu jefe, deberías tener un plan ya formulado. El plan tendría que incluir opciones de cómo comunicar con tus compañeros de trabajo y tus horarios de trabajo para que en la oficina sepan cuando pueden contactarte si resulta ser necesario. Es importante que pienses en los beneficios para el empleador o cuanto menos demostrar de que esta opción no será negativa para la empresa. Tu jefe debe saber que vas a trabajar tan duro en tu casa como lo haces en la oficina, si no más.


Cosas que tienes que evitar

Darle un ultimátum a tu jefe y amenazar con irte de la empresa no te ayudará. Pocos dependientes son realmente indispensables para una compañía y el jefe no apreciará que lo metas contra las cuerdas para que te haga el favor que le pides. No arriesgues a que te echen, y ten una conversación amigable, estando dispuesto a hacer los cambios necesarios en tu plan de trabajar desde casa.