¿Cómo ahorrar dinero en los cargos de itinerancia de datos cuando viajas?

5 consejos para evitar pagar barbaridades cuando usas el móvil en el extranjero

Llegaron las vacaciones. Muchos están haciendo las maletas para viajar al extranjero y por fin descansar un poco. Puede que decidas llevar una camisa y no otra, un par de zapatos y no zapatillas, pero lo que es seguro es que en el viaje no va a faltar tu teléfono móvil. Tener un smartphone se ha vuelto casi indispensable para viajar: lo usamos para ver mapas, buscar un buen sitio para comer, mirar los horarios de apertura de museos, o mantenernos conectados con nuestros amigos y familiares para que no se preocupen. Sea cual sea el uso que le des al móvil, el uso de Internet no es gratis en el extranjero y puede llegar a costarte bastante caro.

Los informes indican que un usuario medio de smartphones utiliza 500MB. La tasa de itinerancia de datos ya cuesta bastante si nos quedamos en Europa, y al hacer viajes intercontinentales el gasto sube hasta las estrellas. El tema es que al estar viajando, por necesidad o por no pensar en ello en ese momento, no siempre nos damos cuenta de la cantidad de datos que estamos consumiendo, y terminamos llorando cuando vemos lo que hemos gastado al volver a España. Pero primero lo primero:

 

¿Que es la itinerancia de datos?

Cuando navegas por la red, recibes llamadas, consultas tu correo electrónico o haces cualquier cosa que requiere conexión a Internet, tu teléfono envía y recibe datos. La itinerancia de datos o ‘roaming’ es el nombre que se usa para describir el uso de tu teléfono fuera de tu cobertura a través de otra red móvil, pero facturado por tu proveedor normal.

Sin embargo, hay buenas noticias. Afortunadamente, los cargos de itinerancia de la Unión Europea serán una cosa del pasado al comienzo de junio del 2017, cuando habrá una abolición de las tarifas de itinerancia de datos en los 28 países miembros para mejorar la comunicación y el comercio electrónico. Habrá un período de transición de 14 meses, donde los operadores de telecomunicaciones tendrán que reducir cargos de hasta 75%. Aquí está el máximo de tasas:

• 3.5p (€ 0,05) adicionales por minuto para las llamadas
• € 0.02 extra por SMS enviado
• € 0.05 extra por MB de datos utilizados

Las tasas más bajas no entrarán en vigor hasta abril del 2016 y la itinerancia de datos no desaparecerá por completo, al menos en los próximos dos años. Hasta entonces, tienes que estar atento al uso de tu móvil para evitar estos gastos.

Shutterstock _267311033rr
5 consejos para evitar pagar demasiado por las tarifas de itinerancia de datos internacionales:


#1 Utiliza Wi-Fi. Siempre.

Las causas principales de las facturas altas de itinerancia tienden a ser el uso de las redes sociales, las aplicaciones, la navegación por la red y el uso del correo electrónico. Dentro de lo posible, trata de usar sólo el Wi-Fi. Sabemos que a veces es difícil, sobretodo cuando sales como un/una modelo de publicidad en una selfie que quieres publicar cuanto antes en Facebook. Pero piénsalo dos veces; esperar un par de horas no te cambiará la cantidad de ‘me gustas’ que recibes, pero si cambiará el peso de tu cartera.

Encontrar puntos de acceso Wi-Fi cuando viajas puede llegar a ser todo un reto. Para ayudarte con eso, te recomendamos que te descargues alguna aplicación para encontrar redes disponibles antes de tu viaje. Una buena opción es una aplicación llamada Wi-Fi Finder, que permite a los usuarios localizar puntos de acceso Wi-Fi cercanos (tanto gratuitos como de pago) de todo el mundo. La aplicación utiliza tu GPS para ver tu ubicación; los puntos de acceso aparecerán en un mapa para que puedas ver como llegar de la manera más rápida.

 

#2 Navega sin conexión

Si eres el tipo de persona que no puede optar por un mapa y prefiere moverse utilizando Google Maps, habrás notado que al viajar, esta una de las aplicaciones que más consume. Por suerte, tienes una manera de ver estos mapas estando desconectado, sin tener que utilizar otra aplicación:

  • Abre Google Maps y busca tu destinación
  • El mapa te mostrará el área que has buscado, con el nombre del lugar al que quieres ir en la parte inferior de la pantalla. Pulsa en el nombre.
  • Pulsa el icono de tres puntos en la esquina superior derecha de la pantalla y selecciona Guardar Mapa Offline

Google ha anunciado que un servicio totalmente offline de Google Maps estará disponible a fines de este año, pero por el momento, ésta es tu mejor opción.


#3 Comprueba la configuración del teléfono

Es algo obvio pero la forma más fácil de evitar cargos de roaming, es evitar navegar por completo. Para asegurarte de que tu dispositivo no esté acumulando facturas de teléfono sin que lo sepas, apaga los datos móviles, las notificaciones push y la auto-sincronización. Esto es porque a veces las aplicaciones en tu móvil se actualizan automáticamente, lo cual puede drenar tus datos móviles cuando la conexión de datos está activada.

Para desactivar la itinerancia de datosPara los usuarios de Apple: Ajustes - Red - Roaming de datos (asegúrate de que el botón esté en OFF)
Para los usuarios de Android: Ajustes - Red Móvil


Para deshabilitar aplicaciones

Apple: Ajustes - Aplicaciones móviles y desactivar de forma individual

Android: Ajustes - uso de datos, pulsa en los tres puntos en la parte superior a la derecha y elige ‘Restringir datos de fondo’. Las aplicaciones que no estés utilizando actualmente no utilizarán ningún dato.

Shutterstock _174402296yy
#4 Compra una SIM local

Comprar una SIM local podría ser la opción más barata, especialmente si visitas el mismo país frecuentemente o si has planeado unas vacaciones largas. Tendrás que usar un número diferente, pero te asegurarás que pagarás precios locales por el uso de datos y llamadas locales. No te olvides que al llamar a tu casa, tendrás que pagar cargos internacionales. Asegúrate de consultar con tu compañía antes de viajar para ver si tu teléfono está "desbloqueado" para poder utilizar otra SIM.


#5 Aléjate de la tecnología


Vivimos en un mundo inmerso en la tecnología continuamente: redes sociales, correos electrónicos, teléfonos, tablets. Estamos permanentemente con la cara enterrada en estas pequeñas pantallas. Una de las razones por las cuales viajamos, es para desconectarnos del mundo, relajarnos y tener nuevas experiencias. Si vas a pasar la mayor parte de tu tiempo compartiendo cosas en Facebook, actualizando tu Instagram y mirando los nuevos Tweets, no podrás disfrutar de tus vacaciones y del momento que estás viviendo. Conecta con la gente del lugar y con tus alrededores. Admira la naturaleza con tus ojos y no detrás de la cámara; no sólo te vendrá bien para lograr tener paz interior, sino que además no tendrás que preocuparte por la factura del móvil.